• +34 686102718
  • info@madridsemuevexmadrid.com

Conocer

Conocer

Que Visitar | Donde Comer | Donde Dormir | Transporte | Datos de Interes

 

Para conocer el patrimonio histórico de Manzanares el Real es preciso remontarse a los asentamientos prehistóricos acaecidos en la zona, conocidos gracias al reciente descubrimiento de ciertos hallazgos arqueológicos, entre los que cabe destacar unas pinturas rupestres de valor incalculable.

Se cree que quedan reminiscencias de ritos indoeuropeos en una fiesta religiosa de la localidad, la de la Virgen de la Peña Sacra (cf. infra).

No hay prácticamente restos de época romana, aunque sin duda aquí debió de haber algún asentamiento. Tras el período visigodo y de conquista árabe, el pueblo renace en 1248, tiempo en que muchos madrileños durante la Reconquista fueron a la toma de Sevilla y los segovianos repoblaron Manzanares, tal y como se desprende del testimonio que consta en una misiva expedida por Fernando III.

Fachada principal del castillo
Debido al asentamiento y expansión hacia el Sur de los segovianos en estas tierras, comienza en aquellos días una pugna entre éstos y los madrileños que se solventó, pasados los años, cuando Alfonso X incorporó estos lugares a la Corona, pasando entonces a denominarse “El Real de Manzanares”.

Juan I cedió el territorio a D. Pedro González de Mendoza a fines del siglo XIV, siendo precisamente con la saga de los Mendoza cuando El Real de Manzanares vive su máximo esplendor, durante los siglos XV y XVI.

Posteriormente, pasó por matrimonio a manos de otros miembros de la nobleza, hasta que en el siglo XVIII regresa a los dominios de los Mendoza, a quienes Felipe V concedió la posesión perpetua.

Por último, destacar que Manzanares es la cuna de la Autonomía Madrileña, siendo su castillo el emplazamiento elegido en 1982 para la celebración del acto de constitución de la Asamblea de Parlamentarios de Madrid y para el nombramiento de la ponencia redactora del Estatuto de Autonomía. Las Instituciones Públicas y Privadas y, lo que es más importante, los vecinos de Manzanares, conscientes de su fortuna ante el enclave natural privilegiado y la herencia cultural de que disfrutan, han sido, son y serán siempre los perfectos anfitriones en la que es su casa, pero logran que uno sienta como suya.